Aseguramiento Dinámico

Cuando se habla de asegurar en la escalada deportiva es inevitable la confrontación entre el aseguramiento estático y dinámico pero antes quisiera hacer observar la importancia de los roles.

aseguramiento dinamico escalada rockandbloc rocodromoa granada

aseguramiento dinamico escalada rockandbloc rocodromoa granada

Parece que el escalador es la figura más importante de la pareja y se tiende a dejar al asegurador en un segundo plano cuando en realidad es justo al revés: el asegurador tiene una misión IMPORTANTÍSIMA. Es evidente que si el que escala se accidenta y pierde el conocimiento podrá ser socorrido por el asegurador ya que podrá bajarlo.
Pero si se accidenta el asegurador y pierde el conocimiento (por ejemplo le cae una roca, se golpea con la pared al parar al compañero, le cae un mosquetón en la cabeza, …) el que escala tendrá un verdadero problema.

Últimamente es (afortunadamente) más habitual ver a escaladores trepando con casco y a aseguradores también portándolos pero, si sólo habéis traído un casco, ¡debe ponérselo el que asegura! No lo dudes. Si se accidenta el que asegura, se accidentan los dos.

PARADA ESTÁTICA O DINÁMICA

Depende de la situación y el terreno (que a su vez está emparentado con el grado), pero siempre que SE PUEDA elegir, realizaremos el aseguramiento en forma dinámica porque evita la parada brusca final con la consecuente lesión de tobillo. Además, baja el índice de Factor de Caída.
– Situación: El escalador está en el primer seguro y avanza hacia el segundo. Pues parada estática ¡no querrás que llegue al suelo! (algunos escaladores sí prefieren saltar al suelo)
– El escalador asciende tras dejar un saliente con el que podría golpearse si cae. Situación delicada. En un principio aseguramos de forma estática pero depende mucho de la habilidad del escalador que debe prever la parada ante la posible caída.
– Ascensión en desplome, placa vertical y sin salientes. Desde luego, aseguramiento dinámico.
– Tras la superación de un techo. Aseguramiento dinámico para que no se golpee la cabeza con el mismo.
– Tras la superación de un techo y chapar (incluso pasar) la primera chapa. Aseguramiento MUY dinámico. No queremos que se golpee las espinillas con el borde del techo ni la cabeza.
– Top-rope con péndulo, travesía o diagonal. Aseguramiento dinámico. Cuanta más cuerda se deje menor será el ángulo respecto al último seguro (o cadena) y menos la sensación (y recorrido) del péndulo.

POSICIÓN DEL ASEGURADOR

– Cuando el escalador empieza, no cojas la cuerda. Protege su cabeza y espalda como en el búlder.
– Cuando el escalador chapa la primera, colócate de forma que tu cuerda no moleste ante una posible caída. Generalmente, será pegado a la pared a uno de los lados de la vía y con la cuerda sobre un pie del escalador, no en medio de las piernas. Si el escalador está sobre la cuerda, al caer se rozará con ella.
– Por supuesto, cuando el escalador va ascendiendo ya podemos alejarnos un poco de la pared para poder observarlo pero eso no significa que nos relajemos (“ver mentalidad del asegurador”)
– Sobre la posición hay que tener en cuenta un detalle importante: el tirón SIEMPRE viene desde el primer seguro chapado. Si la vía va por una diagonal y el escalador progresa por ella, no te gires hacia él, sino hacia el primer seguro que chapó ya que desde allí vendrá el tirón de la caída si se produce.
– Obviamente, teniendo en cuenta la anterior observación, en caso de Top-rope, el tirón siempre nos viene desde la cadena; independientemente de dónde se produzca la caída del escalador.

POSTURA DEL ASEGURADOR

La postura debe ser razonada al asegurar. Simplemente plantéate cómo ha de reaccionar tu cuerpo ante una eventual caída del escalador y adopta una postura correcta según el terreno en que te encuentres (que no siempre será llano) En general la postura será con las piernas algo flexionadas y la pierna derecha (si el sistema es para diestros, la mayoría) hacia atrás.
El error típico consiste en tirarse hacia atrás cuando el escalador cae pero lo correcto es justo lo contrario, hay que dejarse llevar hacia adelante con el tirón adelantando la pierna atrasada, incluso saltar hacia adelante si se requiere una aseguración dinámica. Con esto es importante tener en cuenta la pared para no estamparse en ella.
Dicho esto, hay que tener en cuenta que si tiramos hacia atrás para recortar la longitud de caída, lo único que conseguimos es una brusca parada del escalador contra la pared con una posible lesión (a veces hay que asegurar así, en corto, por ejemplo si hay una repisa debajo para que no se golpee contra ella), lo correcto, la mayoría de las veces, es ceder en la tensión para que la caída tenga más metros (eso no duele) y la parada sea más “chiclosa”, suave, y así, menos lesiva.

MENTALIDAD DE ASEGURADOR

En resumen de todo lo expuesto, el asegurador debe hacerseconstantemente la siguiente pregunta: Si el escalador cae ahora, ¿qué pasaría? ¿qué debo hacer?
La atención es fundamental, no sólo por la confianza que supone para el que escala, sino porque realmente hay una persona que está en nuestras manos.

ERRORES COMUNES

– El error más común es la distracción. Vigilar los pasos del que asciende para estar preparado, SIEMPRE, es imprescindible. Sólo en caso de Top-Rope, al llevar la cuerda tensa es posible dejar de mirar al que asciende (la práctica lo da)
– El segundo error, el piloto automático. Aseguramos tantas veces que llegamos a hacerlo por inercia y sin tener la mente activa. Es como cuando conducimos y nos saltamos la salida prevista de la autovía. Simplemente no estamos al 100% con nuestra atención.
– Otro error es no tener una mano en la cuerda pasiva (cuerda pasiva es la cuerda que va desde el suelo hasta nuestro aparato asegurador y cuerda activa la que va desde éste al escalador) Con los modernos aparatos automáticos es tentador relajarse y no prestar el adecuado gesto técnico que requieren. Siempre se ha de tener una mano asiendo la cuerda pasiva.
– No conocer el sistema. Aunque las herramientas aseguradoras son similares y con la práctica, bastante intuitivas; debemos dominar el aparato con el que aseguramos.
– Discutir con el escalador. La comunicación entre el escalador y el asegurador es clara: el escalador manda. A veces, el escalador, debido a la situación de dificultad en la que se encuentra, no se comunica con toda la suavidad que desearíamos. No discutas con él. Luego, cuando se relaje, será el momento, pero las discusiones favorecen los accidentes. Traga saliva y concéntrate.
– No hablar. Por parte del escalador y, sobre todo, cuando se pierde el contacto visual, la comunicación debe ser clara y sin ambigüedades. ¡Comunicaos!

CONCLUSIÓN

Asegura bien, una vida depende de ti (piensa en ello).

Noticia de www.ilimitados.com

Más info en Desnivel

Anuncios